En la primera parte de este tutorial, mencionamos los 3 elementos básicos que todo sitio web involucra, y hablamos del primero de ellos, el dominio. Ahora vamos a referirnos al segundo componente, que es el hosting o también llamado alojamiento.

Se conoce como hosting al espacio en el que está alojado nuestro sitio web; en otras palabras, para que un sitio web aparezca en Internet, los archivos que lo componen deben estar guardados en el disco duro de un servidor que permanezca conectado las 24 horas del día y los 365 días del año. El alquiler de este espacio en el disco duro de tal servidor es lo que se conoce como hosting.

Existen varios tipos de hosting, cada uno con diferentes características y costo de acuerdo a lo que nuestro sitio web requiera. Como clasificación general, podemos decir que existen dos tipos principales: hosting linux y hosting windows. La diferencia entre ambos radica en el sistema operativo que los servidores utilizan; la decisión de elegir uno u otro muchas veces depende de los requerimientos técnicos del sitio web. Por ejemplo, si el sitio web fue creado utilizando la tecnología ASP deberemos escoger hosting windows; y en cambio, si el sitio funciona con el lenguaje PHP, podremos escoger hosting linux.

En cuando a costo, es común encontrar proveedores de hosting que establecen tarifas mensuales por este servicio, sin embargo usualmente la contratación implica un pago anual por adelantado que varía en función de las características que elijamos.

Como características principales a considerar para contratar un hosting podemos destacar:

1. Espacio en disco: Dependerá del tamaño de nuestro sitio y de la proyección que tengamos a futuro. Por ejemplo, si el sitio web “pesa” en total 10 MB, y consideramos que durante 1 año guardaremos 50 MB adicionales, entonces el sitio requerirá mínimo 60 MB de hosting. SI el plan que contratamos ofrece más espacio, obviamente mejor.

2. Transferencia mensual: Se refiere al volumen de información que nuestro sitio transmitirá y recibirá durante 1 mes. Por ejemplo, si la página principal de nuestro sitio tiene un tamaño de 1 MB, y recibe 15 visitantes al mes, la transferencia mensual que el sitio generará en este caso será de algo más de 15 MB (15 visitas x 1 MB cada una). Si el sitio recibe más visitas y si los visitantes revisan más páginas, la transferencia será mayor. De allí que debemos hacer una estimación acerca de qué tan visitado podrá ser y qué tan pesadas serán las páginas, para en función de eso elegir.

3. Opcionales: Adicionalmente, los planes de hosting incluyen otras características que generalmente se refieren a parámetros técnicos y funcionalidades que le permitirán a nuestro sitio web operar de manera adecuada, por ejemplo, cuentas de correo electrónico, bases de datos, correo web, etc. La decisión en este punto depende de lo que nuestro sitio web utilice. Si no utiliza base de datos, entonces esta cacterística no será necesaria; si necesitamos 20 cuentas de correo electrónico, buscaremos un plan que las incluya.