Es usual que cuando las organizaciones sociales planifican la realización de un evento, estas consideran la difusión de su actividad a través de medios de comunicación tradicionales (prensa escrita, televisión, radio). Pero, ¿qué hacer cuando no se consigue la cobertura buscada?; o incluso, ¿cómo dejar de depender de ellos como parte importante de la estrategia de comunicación?

Si bien es cierto el uso de los medios tradicionales permite llegar a personas que no utilizan con frecuencia las tecnologías, también es cierto que aprovechando el potencial que Internet y las redes sociales nos brindan, se puede alcanzar grupos y geografías antes no consideradas.

Una de las iniciativas que podemos crear para comunicar las actividades de una organización, son los llamados “podcasts”, que básicamente son grabaciones de audio en formato mp3 que se comparten en Internet y que contienen opiniones, comentarios o noticias considerados de interés por quienes los crean.

En cuanto a organizaciones, un podcast es como en una especie de programa de radio, creado por personal de la institución, para comunicar las últimas novedades y proyectos que se están desarrollando, obviamente sin acudir a la radio.

Para crear un podcast, técnicamente se requiere únicamente una computadora en la que se pueda conectar un micrófono y unos parlantes o audífonos; asi como también, un software de edición de audio. Si no se cuenta con este software, se puede descargar Audacity, que es un programa sencillo de licencia libre disponible para Windows, Mac y Linux. Adicionalmente, contar con un hosting que nos permita alojar estos archivos para que puedan ser descargados desde Internet. Si nuestra organización ya cuenta con un sitio web, y si el hosting que usamos tiene suficiente espacio libre, lo podemos utilizar.

Planteándolo de manera simple, el proceso de creación de un podcast consiste en sentarnos cerca de la computadora y el micrófono que vamos a utilizar y grabar la conversación con el software de audio. Luego editarla con el software de audio si es que necesitamos hacerlo, y grabarla como archivo en formato mp3. Finalmente, guardar ese archivo en nuestro hosting y comunicar desde nuestro sitio web la existencia del mismo.

De allí que no se trata de una actividad que involucra una complejidad técnica o una fuerte inversión, sino que puede realizarse perfectamente sin muchos recursos. Con estos antecedentes, y cuando tengamos listos nuestros implementos, las recomendaciones para crear un podcast serían las siguientes:

1. Atreverse. Como en toda iniciativa, el primer paso que debemos realizar es atrevernos a hacerlo. El éxito o fracaso que tengamos es directamente proporcional al esfuerzo que hagamos. Los primeros podcasts que realicemos probablemente no salgan tan bien, pero definitivamente cumplirán el objetivo de reforzar nuestra estrategia de comunicación digital.

2. Elaborar una lista de temas de los que se quiere hablar. Es importante definir 2 ó 3 temas puntuales a tratar en el podcast para así darle órden, variedad, y evitar la monotonía. Anotar ideas y luego organizarlas en función de temas es una práctica recomendable.

3. Definir la frecuencia del podcast. Cuando una organización decide lanzarse a la creación de podcasts, es necesario establecer con qué frecuencia se crearán, ya que el éxito de esta estrategia también depende de que exista continuidad en la misma. Que no solo se creen dos o tres, sino uno cada cierto tiempo. Una frecuencia inicial puede ser uno cada 15 días y de acuerdo a los resultados irla incrementando.

4. Definir la duración de cada grabación. Pensemos que un podcast debe durar lo suficiente para mantener el interés del oyente. Si creamos algo demasiado largo, las posibilidades de que nuestro público objetivo lo escuche de forma completa se reducen. Además, mientras más largo sea, mayor será el tiempo que nos tome crearlo y posteriormente subirlo a la Red. Podemos comenzar creando podcasts que bordeen los 10 ó 15 minutos, para luego irlos extendiendo en caso de que amerite.

5. Establecer diálogos. Conversar con nuestros colaboradores dentro de la organización para conocer sus ideas referentes a temas que se podrían tratar. Invitarlos a que participen en la grabación con una entrevista. Que el podcast no se limite a un monólogo, sino que involucre además una conversación en torno a una temática.

6. Aprender de otros. Escuchar podcasts creados por otras personas y organizaciones puede ser útil para entender mejor la idea y complementar la que tengamos. Una lista de podcasts en español está disponible en el siguiente enlace.

7. Evaluar. Como en toda estrategia, debemos realizar evaluaciones que nos permitan conocer si está funcionando o no. Ejemplos de métricas que podemos utilizar para evaluar son: el número de descargas del podcast, los comentarios que recibamos y las visitas a nuestro sitio.

Estas son solo unas cuantas ideas que pueden ser útiles para incursionar en la creación de podcasts en su entidad. Esperamos que les sirvan y que pronto se conviertan en podcasters y creadores de sus propios programas informativos.