Una de las iniciativas tecnológicas que más atención ha captado en los últimos años es el proyecto «One laptop per child«, conocido también como «OLPC» ó «Una laptop por niño», lanzado a finales de 2005 con el objetivo de proporcionar computadoras portátiles de bajo costo a niños que viven en zonas de pobreza en países en vías de desarrollo.

En un comunicado Nicholas Negroponte, director de este proyecto, dio a conocer lo que están haciendo para enfrentar la crisis mundial que afecta también al sector social. Aunque mantendrán el objetivo de proveer laptops a niños en países en vías de desarrollo, reducirán su plantilla de personal en un 50% y disminuirán el salario de otras 32 personas; adicionalmente los esfuerzos tecnológicos se van a centrar en 4 temas:

– Desarrollar la siguiente versión llamada Generation 2.0,
– Un programa de conectividad de cero costo,
– Un millón de libros digitales, y,
– Trasladar el desarrollo del sistema operativo a la comunidad.

En cuanto a los despliegues del proyecto, si bien es cierto Latino América tendrá su propia unidad de soporte, mayor impulso habrá hacia los países de África ubicados al sur del Sahara, y los países de Medio Oriente, Afganistán y Pakistán.

Una de las principales críticas que este proyecto tuvo fue el no cumplimiento de su promesa inicial de ubicar el costo de las computadoras en 100 dólares, pues este en la práctica llegó a casi al doble, muy cerca del costo de las llamadas netbooks y de computadoras completas de antigua generación que soportan funcionalidades útiles para niños.

En el comunicado Negroponte establece nuevamente una ambiciosa meta: reducir el costo de las laptops a cero para los países con menor desarrollo, la laptop de 0 dólares. El cumplimiento de esta meta se verá en los próximos meses.

Crédito de foto: Guillermo Bastías