A raíz del famoso documental “Una Verdad Incómoda” conducido por el ex vice-presidente de Estados Unidos y posterior Premo Nobel de la Paz, Al Gore, el tema del calentamiento global captó la atención mundial y por primera vez comenzó a ser considerado y discutido ampliamente como una amenaza latente.

Con el fin de crear conciencia respecto a esta problemática, en particular sobre el posible incremento del nivel de los océanos por el derretimiento de los polos, en la ciudad de Bristol, Inglaterra, se desarrolló recientemente el proyecto Watermarks, una iniciativa de arte público que proyectó marcas de agua en edificios del centro de esta urbe, para que los ciudadanos puedan apreciar de manera clara hasta donde podría crecer el nivel de las aguas en caso de no revertirse la tendencia del calentamiento.

Paralelamente a estas proyecciones, se llevaron a cabo talleres orientados a niños y sus padres buscando incentivar el interés en el tema y el planteamiento de soluciones creativas para abordarlo.