El Departamento de Estado de los Estados Unidos se encuentra desarrollando un proyecto conocido como “Internet en una maleta” el cual apunta a brindar acceso a la Red y conectividad móvil a personas que viven en países donde los estados controlan el acceso a Internet y este es censurado o desconectado, en especial cuando se desarrollan protestas ciudadanas.

La idea consiste en hacer llegar a los protestantes una maleta que contiene equipos de comunicaciones suficientes para instalar una red inalámbrica de gran alcance, conectada a Internet a través de un enlace ubicado al otro lado de la frontera del país.

Sascha Meinrath, quien dirige el proyecto como parte de la Open Technology Initiative de la organización New America Foundation, comentó en una entrevista al diario norteamericano New York Times, que entre las ventajas que tiene esta iniciativa está el contar con infraestructura tecnológica casi imposible de desconectar, controlar o vigilar, lo que evita que gobiernos represivos infrinjan el derecho fundamental que tienen las personas para comunicarse. Por otro lado, desarrolladores citados comentan que entre sus desventajas estaría que los estados represores podrían vigilar y arrestar a activistas que utilicen esta tecnología o simplemente capturarlos en las fronteras cuando traten de introducir los equipos a sus países.

El proyecto utiliza una versión de red mesh, la cual transforma a cada nodo de la red en un transmisor, lo que evita contar con un único nodo central. La mencionada maleta incluiría además pequeñas antenas inalámbricas para aumentar la cobertura de la red, una computadora portátil para administrar el sistema, discos duros portátiles y CDs para distribuir el software a otros equipos y encriptar las comunicaciones, y otros componentes como cables de red.

Fuente y crédito de foto: New York Times