Se estima que en la actualidad existen más de 3.500 millones de teléfonos móviles ó celulares distribuidos por todo el mundo, lo que convierte a esta tecnología en una de las más ubicuas de la historia. Países como Rusia, Italia, Reino Unido y España cuentan con un porcentaje de penetración superior al 100%; mientras que el mayor número de suscriptores se concentra en China y Estados Unidos.

Sabemos la utilidad de estos teléfonos y los usos que se les puede dar; sin embargo existen organizaciones y grupos que exploran aún más estos dispositivos y están promoviendo cambios sociales en sectores menos favorecidos con su ayuda.

Cell-Life, por ejemplo, es una ONG de Sudáfrica que mantiene un proyecto llamado Aftercare con el fin de proveer a pacientes portadores del VIH/Sida con información sobre cuidados que deben tener durante su tratamiento y monitoreo de su enfermedad. Todo esto mediante teléfonos celulares.

Por su parte, la organización francesa Télécoms Sans Frontières coordina una red de respuesta rápida, que instala centros de comunicaciones temporales usando telefonía móvil, con el objetivo de dar soporte a los rescatistas y sobrevivientes en casos de desastres naturales.

Finalmente como referencia, Greenpeace Argentina, combinó recientemente la web, la telefonía móvil y la televisión para juntar 1 millón y medio de firmas de respaldo para una ley destinada a proteger los bosques de la deforestación.

Más historias acerca del uso de los celulares con fines sociales podemos encontrar en el reporte Wireless Technology for Social Change, escrito por Sheila Kinkade de ShareIdeas y Katrin Verclas de MobileActive.

2 sugerencias